Todo lo que sucede desde el momento en que morimos.

Curiosa información que leí en la revista “Muy interesante”, el proceso por el cual pasa el cuerpo del ser humano al morir, desde su agonía hasta años después.  Saludos.

Agonía. Las moscas otros insectos cadavéricos empiezan a revolotear sobre la cabeza del moribundo. Las hembras depositan los huevos en las comisuras de los labios y de los párpados.

Muerte. Cese de las funciones cerebrales, paro cardiaco y fallo del corazón.

0-30min. La sangre, por efecto de la gravedad, se deposita en las zonas bajas y se coagula. El cádaver adquiere un tono azulado, debido a la falta de oxígeno sanguíneo. Los esfinteres se relajan, lo que provoca la secrección de la orina y los excrementos.

1 hora. Aparecen la típicas manchas violáceas o de color rojo oscuro de la congestión.

4-5h. Manifiesto del rigor mortis o rigidez cadavérica, debido a los procesos físicos y químicos que acontecen en los músculos y la sangre.

24h. Surgen en el abdomen unas manchas de color verdoso. Son las primeras señales de la putrefacción microbiana. Esta empieza en los intestinos y se propaga por los vasos sanguíneos y los vasos linfáticos. Comienza a oler mal.

48h. Hace acto de presencia un líquido incoloro, la cadaverina, que resulta de la química de la descomposición de los órganos vitales.

72h. Fase de gasificación. Las bacterias aerobias, al consumir el oxígeno, se extinguen y dejan paso a las anaerobias, que no precisan del gas vital para sobrevivir.

1-2 semanas. Los insectos cadavéricos, también llamados escuadras de la muerte, se reproducen y alimentan de las partes blandas.

3 semanas. Desaparece el hígado.

5-6 meses. Desaparecen el corazon y el útero.

Meses. Varias generaciones de insectos, como mínimo 8, dejan los huesos totalmente limpios.

Años-siglos. Al cabo de un año el cadáver mo es más que un esqueleto, aunque es posible que queden restos de ligamentos y tendones, así como fragmentos de vasos sanguíneos. La desintegración de los huesos se puede dilatar unos 5 ó 6 años más, aunque el esqueleto puede conservarse durante siglos. Las cenizas de un difunto pesan, dependiendo de su masa muscular entre 1 y 3,5 kilos. Hasta 1950 los ataúdes apenas se hacían a medida. Si un cadáver no cabía en el féretro, el empresario de pompas fúnebres rompía los tobillos y doblaban los pies hacia atrás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: